Imagenes del aparato locomotor

Sistema esquelético y muscular – la ciencia del mundo real en el

El sistema musculoesquelético (también conocido como sistema locomotor) es un sistema de órganos que da a los animales (incluidos los humanos) la capacidad de moverse, utilizando los sistemas muscular y esquelético. Proporciona forma, soporte, estabilidad y movimiento al cuerpo.

El sistema musculoesquelético está formado por los huesos del cuerpo (el esqueleto), los músculos, los cartílagos, los tendones, los ligamentos, las articulaciones y otros tejidos conectivos que sostienen y unen los tejidos y los órganos.

Los músculos mantienen los huesos en su sitio y también intervienen en su movimiento. Para permitir el movimiento, los diferentes huesos están conectados por articulaciones, y el cartílago evita que los extremos de los huesos se rocen directamente entre sí.

La parte esquelética del sistema sirve como principal sistema de almacenamiento de calcio y fósforo. La importancia de este almacenamiento es ayudar a regular el equilibrio mineral en el torrente sanguíneo. Cuando la fluctuación de minerales es alta, estos minerales se almacenan en el hueso; cuando es baja, los minerales se retiran del hueso.

El esqueleto también contiene componentes críticos del sistema hematopoyético (producción de sangre). En los huesos largos hay dos tipos de médula ósea: amarilla y roja. La médula amarilla tiene tejido conectivo graso y se encuentra en la cavidad de la médula. En tiempos de inanición, el cuerpo utiliza la grasa de la médula amarilla para obtener energía.

Sonríe y aprende

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Cómo funcionan tus huesos y tu esqueleto

El sistema musculoesquelético (también conocido como aparato locomotor) es un sistema de órganos que da a los animales (incluidos los humanos) la capacidad de moverse, utilizando los sistemas muscular y esquelético. Proporciona forma, soporte, estabilidad y movimiento al cuerpo.

El sistema musculoesquelético está formado por los huesos del cuerpo (el esqueleto), los músculos, los cartílagos, los tendones, los ligamentos, las articulaciones y otros tejidos conectivos que sostienen y unen los tejidos y los órganos.

Los músculos mantienen los huesos en su sitio y también intervienen en su movimiento. Para permitir el movimiento, los diferentes huesos están conectados por articulaciones, y el cartílago evita que los extremos de los huesos se rocen directamente entre sí.

El sistema musculoesquelético | vídeos educativos para niños

El sistema musculoesquelético humano (también conocido como sistema locomotor humano y, anteriormente, sistema de actividad[1]) es un sistema de órganos que da a los seres humanos la capacidad de moverse utilizando sus sistemas muscular y esquelético. El sistema musculoesquelético proporciona forma, soporte, estabilidad y movimiento al cuerpo.

Está formado por los huesos del esqueleto, los músculos, los cartílagos,[2] los tendones, los ligamentos, las articulaciones y otros tejidos conectivos que sostienen y unen los tejidos y los órganos. Las funciones principales del sistema musculoesquelético son sostener el cuerpo, permitir el movimiento y proteger los órganos vitales[3]. La parte esquelética del sistema sirve como principal sistema de almacenamiento de calcio y fósforo y contiene componentes críticos del sistema hematopoyético[4].

Este sistema describe cómo los huesos están conectados a otros huesos y a las fibras musculares a través del tejido conectivo, como los tendones y los ligamentos. Los huesos proporcionan estabilidad al cuerpo. Los músculos mantienen los huesos en su sitio y también desempeñan un papel en el movimiento de los huesos. Para permitir el movimiento, los diferentes huesos están conectados por articulaciones. Los cartílagos impiden que los extremos de los huesos se rocen directamente entre sí. Los músculos se contraen para mover el hueso unido en la articulación.

admin

Por admin