Imagenes de dioses romanos

Dioses y diosas romanos

El Imperio Romano era una civilización principalmente politeísta, lo que significa que la gente reconocía y adoraba a múltiples dioses y diosas. A pesar de la presencia de religiones monoteístas en el imperio, como el judaísmo y el cristianismo primitivo, los romanos honraban a múltiples deidades. Creían que estas deidades desempeñaban un papel en la fundación de la civilización romana y que ayudaban a dar forma a los acontecimientos de la vida cotidiana de la gente. Los romanos rendían pleitesía a los dioses tanto en los espacios públicos como en los hogares. Mientras que el Estado romano reconocía a los principales dioses y diosas decorando los edificios públicos y las fuentes con sus imágenes, las familias que rendían culto en sus hogares también hacían especial hincapié en las deidades de su elección.

Los dioses y diosas de la cultura griega influyeron significativamente en el desarrollo de las deidades y la mitología romanas. Debido a la posición geográfica de Roma, sus ciudadanos experimentaron un contacto frecuente con los pueblos griegos, que habían expandido sus territorios hacia la península italiana y Sicilia. A medida que la República Romana iba adquiriendo importancia, adquirió estos territorios griegos, poniéndolos bajo la administración del Estado romano. Los romanos adoptaron muchos aspectos de la cultura griega, adaptándolos ligeramente a sus necesidades. Por ejemplo, muchos de los dioses y diosas de la cultura griega y romana comparten características similares. Sin embargo, estas deidades fueron rebautizadas y rebautizadas para el contexto romano, con nombres diferentes a los de sus homólogos griegos.

Libros de google

Bajo la influencia de la cultura griega, Marte fue identificado con el dios griego Ares,[4] cuyos mitos fueron reinterpretados en la literatura y el arte romanos con el nombre de Marte. Sin embargo, el carácter y la dignidad de Marte diferían en aspectos fundamentales de los de su homólogo griego, que a menudo es tratado con desprecio y repugnancia en la literatura griega[5] El altar de Marte en el Campus Martius, la zona de Roma que tomó su nombre, se supone que fue dedicado por Numa, el semilegendario segundo rey de Roma. Aunque el centro del culto a Marte se encontraba originalmente fuera del límite sagrado de Roma (pomerium), Augusto convirtió al dios en un foco renovado de la religión romana al establecer el Templo de Marte Ultor en su nuevo foro[6].

Aunque Ares era visto principalmente como una fuerza destructiva y desestabilizadora, Marte representaba el poder militar como forma de asegurar la paz, y era un padre (pater) del pueblo romano[7] En la genealogía mítica y los mitos fundacionales de Roma, Marte fue el padre de Rómulo y Remo por su violación de Rea Silvia. Su relación amorosa con Venus conciliaba simbólicamente las dos tradiciones diferentes de la fundación de Roma; Venus era la madre divina del héroe Eneas, celebrado como el refugiado troyano que «fundó» Roma varias generaciones antes de que Rómulo levantara las murallas de la ciudad.

Datos curiosos de la mitología romana

La religión era una parte importante de la vida cotidiana de los romanos. Los romanos creían en muchos dioses y diosas diferentes. Si los dioses se enfadaban, podían ocurrir cosas terribles. Para mantener a los dioses contentos, se sacrificaban (mataban) animales como ofrenda.

La gente adoraba a los dioses en los templos, donde hacían sacrificios de animales y objetos preciosos. Los romanos creían que los sacrificios de sangre eran la mejor manera de comunicarse con los dioses. A menudo se sacrificaban ovejas a Júpiter.

Los romanos creían que tu espíritu (alma) iba al inframundo cuando morías. Para llegar allí, los muertos debían cruzar el río Estigia. La familia del muerto le daba una moneda para pagar al barquero, Caronte.

Los romanos celebraban los días especiales de los dioses con festivales, que incluían procesiones y fiestas. Sólo en enero se celebraban treinta y dos fiestas religiosas romanas. Estas fiestas incluían carreras de caballos en honor a Marte.

Todo el material de estas páginas es gratuito para su uso en casa y en el aula. No se puede redistribuir, vender o colocar el contenido de esta página en ningún otro sitio web o blog sin el permiso por escrito del autor Mandy Barrow.

Hoja de trabajo de los dioses romanos

Talking Pictures es un recurso en línea para niños y adultos basado en obras de arte de la colección de la Crawford Art Gallery. Todos los miércoles compartiremos sugerencias creativas para hablar y jugar alegremente.

Los antiguos romanos adoraban a una gran variedad de dioses y diosas. Tenían muchas deidades (dioses) para diferentes cosas. Por ejemplo, Marte era el dios de la guerra y del ejército romano. Era hijo de Juno, la diosa de la mujer y la fertilidad.

Los antiguos romanos tenían dioses para casi todo. Creían que diferentes poderes vigilaban diferentes áreas de sus vidas y querían mantenerlos contentos. Su religión tomaba mucho de la antigua Grecia y por eso muchos de sus dioses tienen un gemelo griego.

A ver si conoces a alguno de estos dioses romanos. Muchos dibujos animados y películas tienen personajes y argumentos de la Antigua Roma, lo que puede ayudarte si te quedas atascado. Hércules y La Sirenita son dos ejemplos. Tal vez alguien en casa conozca también alguno.

A la hora de crear tu deidad tienes que tener en cuenta sus rasgos más notables. ¿Cómo vas a ayudar a la gente a reconocer a tu dios o diosa? Piensa en la ropa que podrían llevar o en los objetos que podrían tener en las manos y en la cabeza.

admin

Por admin