Competencia iniciativa y espiritu emprendedor

qué es la perseverancia en el espíritu empresarial

Concepto clave¿Existe el «empresario nato»? Según esta idea, no. Todos los aspirantes a empresarios deben practicar y desarrollar técnicas y hábitos específicos. Y además de las competencias empresariales, los emprendedores necesitan también habilidades interpersonales y de autoliderazgo; sin embargo, éstas suelen pasarse por alto. Siga leyendo para obtener consejos sobre cómo desarrollar y poner en práctica estas habilidades.Resumen de ideas¿Los empresarios nacen o se hacen? Por lo general, se considera que características como la búsqueda de riesgos, la asertividad y la visión son típicas de un empresario de éxito. Sin embargo, se trata de predisposiciones innatas o aspectos del temperamento; al utilizarlos como criterio, se concluye erróneamente que sólo ciertos tipos de personas son buenos empresarios o son capaces de realizar innovaciones valiosas. En cambio, esta idea propone que el «comportamiento empresarial» puede aprenderse y desarrollarse.

Investigaciones anteriores también han puesto de relieve otras competencias que constituyen los «ingredientes» de un emprendedor de éxito, como la iniciativa, la ambición e incluso la suerte.Aplicación empresarialAunque lo más importante de esta idea es que el espíritu empresarial puede ser aprendido por cualquiera, no es algo que pueda aprenderse simplemente en un aula.    Incluso una vez adquiridos los conocimientos empresariales clave, el empresario tiene que aprender a utilizarlos en la práctica, algo que sólo puede hacerse con la práctica. En este sentido, resulta útil «aprender haciendo». Otros consejos son los siguientes:

ejemplos de iniciativas empresariales recientes

Las «7 habilidades de supervivencia[1]», establecidas por Tony Wagner, contribuyen a tu éxito en el Sheridan College, en tu carrera. Estas entradas del blog están dedicadas a explicar cómo puedes adquirir estas habilidades dentro y fuera de las aulas, cómo se pueden plantear como preguntas en las entrevistas, y consejos sobre cómo responder eficazmente. Haga clic aquí para empezar por el principio.

Durante los debates en clase, se puede tomar la iniciativa ofreciéndose a ayudar al profesor a preparar una presentación, a escribir comentarios en la pizarra, a presentar una nueva perspectiva en un debate de clase, etc.

En los proyectos de grupo, puedes demostrar iniciativa asumiendo la parte menos emocionante de la tarea, u ofreciéndote a liderar el proyecto y delegar tareas en otros; esto también demuestra liderazgo. La iniciativa también puede consistir en darse cuenta de los problemas que surgen, ya sea en la organización del proyecto o en el propio equipo, e intentar remediar la situación; esto también demuestra la resolución de problemas y la capacidad de adaptación.

Toma la iniciativa involucrándote en el campus y ofreciéndote a asumir un proyecto. Si te unes a un club y tienes una idea para un evento o una campaña, ponla en marcha. Si tienes una nueva forma de presentar la información a los socios del campus que mejore la relación, hazlo. Con la orientación y el apoyo de tus compañeros de equipo, puedes iniciar el cambio.

marco de competencias empresariales

El modelo propuestoSe propone un sencillo modelo de competencias empresariales clave basado en la informática (SKECM). El modelo SKECM puede ser utilizado por organizaciones e individuos para juzgar o evaluar las diversas competencias esenciales que debe tener un empresario. El SKECM es un modelo de tres etapas, como se muestra en la Fig. 2.Fig. 2El diagrama de bloques del modelo SKECM de tres etapasImagen a tamaño completo

Basándose en sus comportamientos relacionados, cada competencia empresarial clave (KEC) se modela en la primera etapa. Dicho modelo representará las relaciones entre los comportamientos (como entradas) y sus correspondientes KEC (como salida). Dado que hay diez KEC, junto con sus comportamientos asociados, como se muestra en la Fig. 1, habrá diez modelos de este tipo. La figura 3 ilustra la competencia clave de persistencia como ejemplo de uno de estos modelos, en el que se introducen sus tres comportamientos asociados. Este modelo de persistencia describe la relación entre los tres comportamientos, con contribuciones iguales de cada uno de ellos, y la competencia clave de persistencia prevista.Fig. 3La competencia clave de persistencia y sus comportamientos asociados Diagrama de bloquesImagen completa

ve y actúa sobre las oportunidades del espíritu empresarial

El marco de competencias para el emprendimiento (desarrollado por el JRC en 2015) presenta un conjunto completo de habilidades, actitudes y valores para la mentalidad emprendedora necesaria para superar nuestros actuales retos sociales. La herramienta EntreComp analiza tres áreas de competencia: «Ideas y oportunidades», «Recursos» y «A la acción»; y cada una de ellas presenta cinco competencias que son importantes para desarrollar una mentalidad emprendedora. Además, cuenta con un modelo de progresión de 8 niveles y una lista de 442 resultados de aprendizaje que sirven de guía (Bacigalupo et al., 2016).

La definición de emprendimiento de EntreComp abarca varios y diferentes tipos de emprendimiento, que fomentan la creación de valor cultural, social o económico. Todos los tipos pueden aplicarse tanto a individuos como a grupos (equipos u organizaciones) y, en última instancia, se refieren a la creación de valor dentro de los sectores privado, público y terciario o a cualquier combinación híbrida de los tres. El «sentido de la iniciativa» es un componente importante que también se incluye en la competencia empresarial.

admin

Por admin