Catedral de santiago dibujo

Catedral de santiago dibujo 2021

botafumeiro – completo, catedral de santiago de compostela

Bernardo el Viejo, Maestro Admirable, y Roberto, iniciaron la construcción de la Catedral románica en 1075, durante el reinado de Alfonso VI, siendo obispo Diego Peláez. Tras esa etapa inicial, una serie de cambios históricos suspendieron o, al menos, ralentizaron las obras hasta que se volvieron a poner en marcha en tiempos del arzobispo Gelmírez, en 1100. Las obras fueron encargadas al Maestro Esteban (también conocido como «Maestro de Platerías»); poco a poco la construcción de la Catedral fue avanzando a lo largo del siglo XII. En 1168 se encargó al Maestro Mateo su finalización, incluyendo el cierre occidental y la construcción del Coro en la nave principal. En 1211 la Basílica fue consagrada ante Alfonso IX.

Aunque se conserva la estructura medieval fundamental, a lo largo de los siglos la Catedral ha cambiado su fisonomía como consecuencia de la construcción del Claustro y sus zonas anexas, durante el Renacimiento, y especialmente durante el Barroco, cuando se realizaron obras como la capilla mayor, los órganos, el cierre de la cabecera o la fachada del Obradoiro, entre otras importantes novedades. Durante el Neoclásico se ejecutó la nueva fachada de la Azabachería y a lo largo de los últimos cien años se han seguido realizando diferentes actuaciones.

10 de enero de 2021 comisión de fiestas sorteo de la gran rifa

La Basílica Arquidiocesana de Santiago de Compostela (en castellano y gallego: Catedral Basílica de Santiago de Compostela) forma parte de la Archidiócesis Metropolitana de Santiago de Compostela y es parte integrante del Patrimonio Mundial de Santiago de Compostela en Galicia, España. La catedral es el supuesto lugar de enterramiento de Santiago el Mayor, el apóstol de Jesucristo. También es una de las tres únicas iglesias que quedan en el mundo construidas sobre la tumba de un apóstol de Jesús, siendo las otras dos la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano y la Basílica de la Catedral de Santo Tomás, en Chennai (India).

La basílica archicatedral ha sido históricamente un lugar de peregrinación en el Camino de Santiago desde la Alta Edad Media y marca el final tradicional de la ruta de peregrinación. El edificio es una estructura románica, con añadidos posteriores góticos y barrocos.

Según la leyenda, el apóstol Santiago el Mayor trajo el cristianismo a la Península Ibérica[3][4]. Según la leyenda, esta tumba fue redescubierta en el año 814 por el ermitaño Pelagio, después de presenciar extrañas luces en el cielo nocturno. El obispo Teodomiro de Iria lo reconoció como un milagro e informó al rey Alfonso II de Asturias y Galicia (791-842). El rey ordenó la construcción de una capilla en el lugar. La leyenda cuenta que el rey fue el primer peregrino de este santuario. A ésta le siguió la primera iglesia en el año 829 y luego, en el 899, una iglesia prerrománica, ordenada por el rey Alfonso III de León,[5] lo que provocó el desarrollo gradual de este importante lugar de peregrinación[6].

galicia, españa: santiago de compostela

En agosto de 2014 se encontró en el suelo de la iglesia del convento de Santa Clara de Santiago de Compostela un gran conjunto de trazas arquitectónicas a escala real, inscritas en una base de granito, bajo un entarimado de madera que se estaba renovando en ese momento. El conjunto es más amplio que cualquier otro conjunto de trazados arquitectónicos a escala real de la Edad Moderna encontrados hasta el momento, y está claramente relacionado con el edificio de entrada del convento, construido en 1719-24, incluyendo los dibujos de los elementos más importantes del edificio. Tanto las trazas como la fachada de entrada han sido estudiadas mediante técnicas topográficas y fotogramétricas, con el fin de compararlas y medir el grado de precisión de la ejecución de la fachada. En este trabajo se describen los trazados, analizando en detalle los de la coronación, el frontón y la hornacina de Santa Clara en la fachada de entrada y el rearco del vestíbulo del convento. La existencia de diferentes trazados para algunos elementos, que van desde burdos borradores hasta dibujos precisos, pone en tela de juicio una suposición muy extendida: parece que la función de estos trazados no se limitó a la fase de ejecución, y en algunos casos sirvieron como bocetos de diseño para el proyecto. Por último, los autores hacen algunas observaciones sobre las oportunidades de investigación y los retos de conservación que plantean estas fuentes materiales de la historia de la construcción.

admin

Por admin