Palacio del infante don luis

Boadilla del monte santander

A principios del siglo XNUMX Boadilla era propiedad de la Corona. Su enajenación se debió a las dificultades económicas que atravesaba el erario público, coincidiendo con la subida al trono del rey Felipe IV. Una de las medidas establecidas para solucionar esta situación fue la venta de lugares y vasallos. Entre ellos Boadilla del Monte, que entonces tenía la condición de villazgo y se enajenaba con sus derechos señoriales: alta y baja jurisdicción, mero y mixto imperio, señorío, vasallaje, bienes comunes, penas de Cámara y Justicia.

Cuando D. Luis adquirió el mayorazgo, ya existía una construcción que se conocía como de las dos torres. No existe documentación suficiente para saber cómo era, o si realmente se encuentra bajo el actual palacio, pero las evidencias arqueológicas sugieren que al menos algunas estancias se extenderían al sur del edificio de Ventura Rodríguez, identificándose con los restos de la estancia documentados durante el seguimiento arqueológico.

El proyecto que dio lugar a la intervención correspondió a las obras de conexión de los nuevos aseos del palacio a la red de saneamiento municipal, cuyo proyecto fue redactado por el arquitecto D. José Ramón Duralde. Consistía en la apertura de una zanja paralela a la fachada interior y su salida a través del muro perimetral para su acoplamiento con el colector situado al noreste del complejo. Para su ejecución fue necesario localizar y salvar una serie de galerías históricas que, según la información aportada por intervenciones anteriores como la realizada por la empresa AUDEMA en 2009, discurrían perpendiculares al trazado, lo que requirió una estrecha supervisión de las obras. . Para ello, se propuso la realización de catas previas para determinar la entidad de los elementos y actuar de la forma más adecuada para evitar su afección y un seguimiento del movimiento de tierras al abrir el foso de la nueva conducción proyectada.

Duque de alcudia

Uno de los monumentos españoles más desconocidos es el Palacio del Infante don Luis en Boadilla del Monte. Está situado cerca del centro histórico de la localidad madrileña a escasos metros de la capital y desde 2011 está siendo restaurado para devolverle el esplendor que siglos atrás tuvo.

A la espera de que las obras finalicen, de momento el Ayuntamiento del municipio ha organizado conciertos y festivales de teatro durante el verano en los jardines del complejo y al mismo tiempo se ha licitado un espacio para la restauración en el exterior.

A pesar de sus ingresos, el Infante Don Luis no poseía ninguna propiedad que pudieran heredar sus descendientes. Por ello, en 1760 tomó la decisión de formar un patrimonio propio y accedió a adquirir el mayorazgo que el Marqués de Miraabal tenía en Boadilla del Monte al conocer las dificultades económicas por las que atravesaban.

A principios de 1764 el Infante Don Luis encargó a Ventura Rodríguez la construcción del palacio de Boadilla del Monte, aprovechando el palacio existente (que era conocido como el Palacio de las Dos Torres). El nuevo y actual palacio tiene una planta rectangular alargada de 17 × 80 metros y una superficie de más de 6.300 metros cuadrados.

Infante luis de españa

El Palacio del Infante don Luis es un palacio de estilo neoclásico situado en Boadilla del Monte, Comunidad de Madrid, España, construido entre 1763 y 1765. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1974[cita requerida].

El edificio responde a una iniciativa del infante Luis de España, el menor de los hijos del rey Felipe V y hermano de Carlos III, que se hizo con el señorío de Boadilla en 1761, aprovechando las dificultades económicas por las que atravesaba. Josefa Micaela de Mirabal, 3ª marquesa de Mirabal, a quien se le asignó la zona.

El actual palacio se levanta sobre el antiguo palacio de las Dos Torres, residencia del citado marquesado, que se integró en la estructura a partir de un diseño de Ventura Rodríguez realizado en 1763. Las obras se ejecutaron a un ritmo muy rápido, quedando el edificio prácticamente concluido en 1765, tal y como aparece en una lápida conmemorativa del final de la construcción, colocada en la fachada principal.

El palacio fue la residencia principal del Infante Don Luis desde 1765 hasta 1776, año de su matrimonio morganático con María Teresa de Vallabriga, tras lo cual se trasladó al Palacio de la Mosquera, en Arenas de San Pedro. Entre sus habitantes se encontraba el músico Luigi Boccherini, que estuvo bajo la protección del infante durante su estancia en España. Durante los años siguientes el palacio perteneció a sus descendientes los duques de Alcudia y Sueca.

Condesa de chinchón

Este palacio, representativo del barroco tardío español, fue construido en 1765 por Ventura Rodríguez bajo las órdenes del infante Luis Antonio de Borbón y Farnesio, hermano de Carlos III. El palacio está rodeado de extensos jardines. Fue declarado Monumento Nacional en 1974 y fue escenario de la película Los fantasmas de Goya, de Milos Forman, en 2006.

La construcción actual se levanta sobre el antiguo Palacio de Dos Torres, residencia del Marqués de Mirabal, a quien el Infante Luis compró el señorío de Boadilla. El Infante vivió allí desde 1765 hasta 1776.

El modesto Palacio tiene una planta rectangular alargada y ocupa una superficie de algo más de 6.300 metros cuadrados.    Está dividido en tres cuerpos principales, con tres alturas en la fachada principal y cuatro niveles en la fachada que da al jardín, debido al desnivel del terreno. A ellos se añaden dos cuerpos secundarios de una sola altura. En los laterales se elevan dos pequeñas torres. Está construido principalmente en ladrillo de tono rosado, y se utilizó la piedra para los accesos, los frontones y los zócalos y la parte superior de las fachadas, que se adornan con diferentes jarrones y escudos en piedra.

admin

Por admin