Juan tomas de salas

Diario 16 wikipedia

La librería fue fundada por Miguel Miranda Vicente en 1949. Por aquel entonces, estaba situada en la calle del Prado, junto al Ateneo de Madrid. Con el tiempo, la tienda se convirtió en un lugar de encuentro social para académicos, intelectuales, profesores universitarios y otros muchos de diversas culturas e intereses. Posteriormente se trasladaría a un local en la calle Lope de Vega. En 1980 se abrió otra tienda en la calle San Pedro, dirigida por el hijo y discípulo de Miguel, Miguel Miranda Miravet. En la actualidad, el nieto del fundador, Miguel Miranda Barrientos, se ha hecho cargo de todos los aspectos del negocio, que explota desde el local de la calle Lope de Vega.

Todos los envíos se hacen por correo certificado. Envíos a destinos internacionales basados en libros de hasta 1/2 Kg.; si el libro que nos pide supera este peso, podríamos contactar con usted para hacerle saber que se requieren gastos de envío adicionales. ¡Gracias!

Todos los envíos se realizan por correo certificado. Los envíos a destinos internacionales se basan en libros que pesan hasta 1.1 LB, o 1/2 Kg.; si su pedido de libros es pesado o de gran tamaño, podríamos contactar con usted para hacerle saber que se requieren gastos de envío adicionales. Gracias.

Pedro j. ramírez nombrado director de ‘diario16’

Juan Tomás de Salas (1938-2000) fue un periodista español. Nació en Valladolid el 30 de abril de 1938 y murió en Madrid el 22 de agosto de 2000. Fue el fundador de Cambio 16 y de Diario 16.[1] En los años sesenta también trabajó para el periódico colombiano El Tiempo.

Tomás de Salas estudió Derecho en Madrid y se doctoró en Historia Económica en La Sorbona de París[1]. Durante su juventud también mostró entusiasmo por el periodismo e interés por el activismo político. Comenzó a participar en actividades antifranquistas y en 1961 se unió a la Agencia de Prensa Española Libre, asociada al Frente de Liberación Popular[2] En 1962, cuando la policía detuvo a casi un centenar de miembros de la organización, de Salas tuvo que pedir asilo político. Consiguió refugiarse en la embajada de Colombia en España y se trasladó a Bogotá[2].

En Colombia comenzó a colaborar con el diario El Tiempo, y fue allí donde se inició seriamente en el periodismo[3]. En 1966 se trasladó a Francia para trabajar en France Press, y en 1969 a Londres, donde trabajó para la versión española de The Economist[1]. Ese mismo año se le permitió regresar a España al ser absuelto[3].

Firing line with william f. buckley jr.: the future of spain

Alfonso de Salas was discretion personified. His shyness was disconcerting. He was the president, but he always seemed to be in the background. He was never heard one word louder than another. What’s more, when he rarely got angry, he would lower his tone and mumble his words, almost spelling them out. Unlike most press entrepreneurs, who seek the limelight and the photo, he was well aware that the spotlight should be directed at the editor and the newsroom.

The other image is of an industrial estate on the outskirts of Madrid. Alfonso was in what he would later describe as «a cold and dreary building that housed some hastily assembled facilities with very simple elements, of obsolete technology, second-hand…» It was the printing plant where the press that was to print El Mundo had been set up. Long walks up and down the ship to try to mitigate the anxiety,» he wrote. The sound of sirens announcing the start-up of the press and? And then it started all over again! He had broken a paper band. It was after ten o’clock at night and it would take ten hours to print more than 150,000 copies of paper. We would be late for the newsstands». There is no better way to portray a publisher who was always on the job site.

Oliver1954

In March 1989, however, he made a decision that changed the course and the history of the hitherto powerful and flourishing Grupo 16. He dismissed the then director of Diario 16, Pedro J. Ramírez -whom he had appointed director in 1980 at the suggestion of Joaquín Garrigues-, reportedly due to political pressure. That decision marked the beginning of a long crisis that led him to lose the ownership of Grupo 16 at the end of 1993, which he would never recover despite his efforts in that direction.

Bibl.: J. Sinova, «El hombre que creó el grupo 16», Obituario, El Mundo, August 23, 2000; J. L. Gutiérrez, Días de Papel, Madrid, LEER/Testimonio, 2004; P. Lizcano, La generación del 56. La Universidad contra Franco, Madrid, Leer, 2006.

admin

Por admin