Félix de azúa libros

Entrevista a félix de azúa – ¿hay una realidad externa?

Además ha mantenido su carrera profesional cerca de la docencia y el periodismo. En 2011 publicó su artículo «Contra las Jeremías» en el diario El País, con el que obtuvo el reconocimiento César González-Ruano de Periodismo. Para 2015 ingresó en el selecto grupo de miembros de la Real Academia Española, donde H.

A principios de los 80, trabajó como profesor en la Cátedra de Filosofía y Ciencias de la Universidad del País Vasco. Años más tarde, impartió clases de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad Politécnica de Cataluña. Posteriormente, dirigió el Instituto Cervantes de París (1993-1995). Actualmente colabora con algunos medios de comunicación escritos españoles, como El Periódico de Cataluña y El País.

Se inició en el mundo literario como poeta a través de la publicación de: Poblaciones de Nutrias (1968) el primero de sus nueve poemas. Desde entonces se le considera parte de la generación «novísima»; no en vano, en 1970 fue incluido en la antología Nueve novísimos poetas españoles. El autor catalán se ha caracterizado por su lírica cerrada y fría, con temas sobre el vacío y la nada.

Libros

Porque todo eso del lenguaje, su limpieza, la fijación y el consiguiente esplendor está muy bien para gobernar desde los despachos enmarcados de turno. Pero la cuestión es prodigarse con el ejemplo y batir el duelo del acercamiento al lenguaje común desde algo tan aparentemente inocente como las obras de ficción.

Más que nada porque al final la novela carece de toda inocencia y acaba siendo el arma más poderosa hacia ese mantenimiento y «fijación» del conocimiento común de las cosas, del nombre más apropiado para seguir hablando de lo mismo.

Uno de esos volúmenes necesarios de la literatura en español. Una extensa obra que novela sobre la idiosincrasia española, que ficcionaliza sobre las crudas nociones de un país melancólico del siglo XNUMX. Una nación varada en el filo de la dictadura, añorante de viejas glorias imposibles y cansada de sí misma, cuya transición fue más relevante desde el escenario sociológico que desde la esfera política.

Un libro que recoge las dos novelas más corrosivas, imprescindibles y celebradas sobre la juventud que atravesó la Transición. El protagonista de la primera es un idiota del siglo XX, escribe el autor. Víctima de la locura de la segunda posguerra europea, nuestro personaje, en La historia de un idiota contada por él mismo, se empeña en una búsqueda de la felicidad que le lleva a la ruina.

Brindis – tostada

Mordazmente divertida, a veces espeluznante, siempre vigorizante, la primera novela de este escritor español que aparece en inglés se beneficia de una flexible traducción de Jones. A través de ocho meses de densas entradas de diario, narra las distracciones de un hombre aparentemente mediocre en la Barcelona postfranquista que abraza la banalidad y se deja llevar por la marea de la ciudad. Pero la punzante ironía del diarista hace que su descenso sea un recorrido agudamente relatado y enérgicamente escrito que a veces se parece a un Baedeker de los bajos fondos editado por James Joyce. Huérfano y viviendo de una pequeña herencia, el narrador se encuentra a la deriva en la sórdida vida nocturna de las Ramblas, donde se encuentra con antiguos mentores y finalmente adopta uno nuevo: un enigmático usurero conocido como el Chino. Su relación pasa de ser adversa a extrañamente codependiente, mientras el diarista experimenta con el crimen, se desliza hacia la miseria y la locura, es rescatado por una visión carcelaria del materialismo y una apoteosis del sexo, tiene un ajuste de cuentas final con su alter ego y acaba reconciliándose con su voz: el propio diario. Esta picaresca moderna es un cambio estimulante respecto a las autopistas, a veces banales, de la ficción estadounidense actual. (Oct.)

Félix de azúa: «colau no es feminista es mujerista»

Ovejero es un conocido teórico, especialista en las dificultades para que el secesionismo acepte las reglas de juego democráticas. Su último libro se titula, precisamente, Secesionismo y democracia. También es conocido por ser quien puso en circulación la crítica más aguda a las formaciones de izquierda actuales en su libro La deriva reaccionaria de la izquierda. Sus artículos y ensayos no se dirigen al lector general, sino que tienen un carácter analítico. Por eso, a pesar de ser una clara voz de la izquierda ilustrada, es atacado muy violentamente por los izquierdistas y sus aliados nacionalistas.

Es un lenguaje que recuerda a Orwell. En ningún momento dijeron a qué publicaciones o comentarios se referían. Por lo demás, no fue un bloqueo temporal, que es lo que suele ocurrir cuando surge una sospecha , hasta que se confirma el mal uso de los mensajes. Fue un borrado puro y duro.

Cuando le cerraron la cuenta de forma repentina y sin darle la oportunidad de rescatar contenidos, Ovejero, entre otros daños infligidos, perdió documentos, cartas, fotografías, artículos académicos y publicaciones que había en la cuenta. Y también sus cinco mil contactos.

admin

Por admin