Cuadro dos de mayo

saturn devouring his son

Descubrir el Arte joins in the celebration of the festival of the Community of Madrid with a study of the series Desastres de la guerra (Disasters of War) and a detailed analysis of two iconic paintings:  The Fight with the Mamelukes and The Firing Squads by the Aragonese painter. Text by Nigel Glendinning

Goya endows this series with a new socio-political perspective, which can be summarized in how the united society, which achieved its first successes in the War of Independence, loses its cohesion. Faced with famine, the wealthy, partly loyal to the intruding king, refuse to help the needy, and divisions increase. Criticism is expressed above all in the scenes in which the bourgeois do not even look at those who reach out and beg for help.

And if traditionally in this genre the great characters and the best known heroes were highlighted, Goya, on the other hand, does not put Daoíz or Velarde in his paintings, but opts for themes that allow him to highlight the diversity of the people who united to reject the invaders and whose actions could lead to death.

gran cruz de la orden del dos de mayo

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «El Dos de Mayo de 1808» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (junio de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El 2 de mayo de 1808, de Goya, también conocido como La carga de los mamelucos (en español: El 2 de mayo de 1808 en Madrid, o La lucha con los mamelucos o La carga de los mamelucos[1]), es un cuadro del pintor español Francisco Goya. Es un complemento del cuadro El 3 de mayo de 1808 y está ambientado en la calle de Alcalá, cerca de la Puerta del Sol de Madrid, durante el levantamiento del Dos de Mayo. Representa una de las muchas rebeliones populares contra la ocupación francesa de España que desencadenó la Guerra Peninsular.

Goya fue testigo directo de la ocupación francesa de España en 1808, cuando Napoleón utilizó el pretexto de reforzar su ejército en Portugal para hacerse con el trono español, dejando a su hermano José en el poder. Los intentos de desalojar a los miembros de la familia real española de Madrid provocaron una rebelión generalizada. Este levantamiento popular se produjo entre el 2 y el 3 de mayo de 1808, cuando fue reprimido por las fuerzas al mando del mariscal Joachim Murat.

el coloso

Aunque tradicionalmente se vincula el encargo de esta obra y de su compañera, el Tercio de Mayo de 1808, con los fastos y celebraciones del regreso de Fernando VII a Madrid, el 13 de mayo de 1814, tras el fin de la Guerra de la Independencia, documentos recientes han confirmado que se realizaron en circunstancias diferentes. De hecho, meses antes, en una carta fechada el 24 de febrero de 1814, escrita por Goya al Consejo de Regencia presidido por el Cardenal-Infante Luis de Borbón, cuyo retrato había pintado el artista cuando Luis era un niño, Goya expresaba «su ardiente deseo de inmortalizar por medio de mi pincel los hechos o escenas más notables y heroicas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa». La propuesta fue bien recibida, y se acordó que la Hacienda Central se haría cargo de los gastos de material, así como conceder a Goya unos honorarios de 1.500 reales mensuales durante el tiempo que durase el encargo, «para que tan ilustre y digno profesor no carezca, a su avanzada edad, de medios de subsistencia».

charles iv of spain and his fa…

Against a background of slanted perspective, there is an accumulation of figures in the foreground, in rapid movement, with violent foreshortenings. Rather than exalting heroism, as Valeriano Bozal has pointed out, Goya is interested in capturing human drama and pathos. There are several differences between this sketch and the final painting. Beginning on the left, the French soldier lying dead on the ground has his head facing downwards in the sketch, not upwards.

The countryman who harasses the horse with a knife has a different position in the definitive painting and only half of the figure is visible, which leads us to think that the Prado painting may have been cut off at the left end. This figure has obvious similarities with the peasant who pulls the chuzo from the corpse of a French soldier in the preparatory drawing (Prado) of Desastre 27 entitled Caridad, and in that engraving, and with the man who in both preparatory drawings (Prado) and Desastre 28, Populacho, tries to skewer the corpse of a Frenchman by inserting a wedge through his rectum.

admin

Por admin