Comer en la ciudad de las artes y las ciencias

L’umbraclegarden en valencia, españa

Nos complace anunciar que el Museo de Artes y Ciencias y el Museo de Arte Cici y Hyatt Brown están abiertos al público.  Por la seguridad de nuestro personal y de los visitantes, les rogamos que lleven mascarilla. Las directrices de los CDC siguen recomendando que las personas vacunadas y no vacunadas lleven mascarilla dentro de los edificios públicos.

Primeros martes gratuitos: El primer martes de cada mes, el Museo de las Artes y las Ciencias, incluido el Museo de Arte Cici y Hyatt Brown, ofrece entrada gratuita (no se incluyen los espectáculos del planetario) a los residentes del condado de Volusia que presenten una prueba de residencia, como el carné de conducir, la tarjeta de la biblioteca o la factura de servicios públicos.

Por la seguridad de nuestro personal y de los visitantes, le rogamos que no entre en el Museo si tiene fiebre, síntomas gripales, tos o ha estado en contacto con alguien con estos síntomas en los últimos 14 días.

El Museo de las Artes y las Ciencias cuenta con un planetario, un museo infantil, exposiciones sobre arte cubano, Coca-Cola, la prehistoria de Florida y mucho más. La entrada al Museo de las Artes y las Ciencias incluye un espectáculo de planetario.

Museo de artes y cienciasmuseo de macon, georgia

Lori se acercó al arte más tarde en su vida, tras una carrera como fisioterapeuta, con un máster en educación. Su formación científica no le permitía acceder a las maravillas visuales que la rodeaban. Sus primeras clases de pintura la iniciaron en el viaje de «ver» el mundo de manera diferente. Esto ha continuado a lo largo de los años. Lori ha explorado la pintura con pasteles, óleos y ahora trabaja principalmente con acrílicos. También se siente atraída por la fotografía, la escultura y, actualmente, la soldadura. A Lori le encanta el aspecto tridimensional de los objetos, especialmente las formas superpuestas, cómo interactúan y cómo se ven afectadas la luz y las sombras. Le atraen los diferentes aspectos del color y le encanta el movimiento de los objetos. El amor por la tridimensionalidad proviene de su primera pasión, los edificios/casas y el uso del espacio en ellos. Este ha sido un interés de toda la vida que ha perseguido en diferentes grados y formas.

Aparte de hacer arte, Lori estuvo en el Consejo de Administración de la Guild Studio School en Northampton, MA y Easthampton, MA. Durante los últimos años ha estado sirviendo en el Consejo de Administración de Snow Farm: NE Craft School. A Lori le mueve la idea y la capacidad de proporcionar un lugar para introducir a la gente a nuevas áreas de arte y hacer posible la ampliación de la capacidad de perseguirlo.

Wikipedia

Mientras que la mayoría de los antiguos griegos cenaban en sus propias casas o como invitados en la casa de un amigo o socio, algunos hombres comían a expensas de su ciudad. Las cenas públicas eran un privilegio que se concedía a los funcionarios públicos, a los generales, a los gobernantes visitantes y a los atletas victoriosos. En Atenas, estos personajes comían a expensas del público en zonas designadas de la ciudad y sus comidas, relativamente modestas, consistían originalmente en tortas de cebada, queso, aceitunas, puerros y vino (1). La identidad de los encargados de preparar las comidas públicas se ha perdido, pero tanto si eran esclavos, sirvientes o empleados públicos, su trabajo debía ser considerable (2).

Las cenas públicas ofrecidas por la ciudad de Atenas eran un honor concedido a los miembros más importantes y dignos de la sociedad; los funcionarios públicos discutían en el Tholos sobre política, mientras que los eclécticos grupos de personas que comían juntos en el Prytaneion tenían la oportunidad de conocer a otros con estilos de vida muy diferentes. Al igual que las cenas en el hogar, las cenas públicas eran un momento no sólo para comer, sino también para relajarse, beber y disfrutar de una conversación interesante.

Qué hacer en la ciudad de las artes y las ciencias

La Ciudad de las Artes y las Ciencias está situada en el extremo sureste del antiguo cauce del río Turia, que fue desecado y desviado tras una catastrófica inundación en 1957. El antiguo cauce se convirtió en un pintoresco parque hundido.

En 1989, el presidente de la Generalitat Valenciana, Joan Lerma, tras una visita a la nueva Cité des Sciences et de l’Industrie en París, y a través del director general de planificación y estudios de la Presidencia de la Generalitat Valenciana, el Dr. José María Bernabé, encargó oficialmente al científico Dr. Antonio Ten Ros la redacción de una primera propuesta de Ciudad de la Ciencia y la Tecnología para Valencia[6].

La «Ciudad de la Ciencia y las Comunicaciones» fue el nombre que el gobierno autonómico dio a la iniciativa, y los planes incluían una torre de comunicaciones de 370 m de altura, que habría sido la tercera más alta del mundo en ese momento; un planetario; y un museo de la ciencia. El precio total de las obras se estimó en unos 25.000 millones de pesetas.

admin

Por admin